"Avellan Feres"

SECCION PRIMERA. PRINCIPIOS

Art. 1.- El Abogado es un servidor de la justicia y un colaborador de su administraci贸n: la esencia de su deber profesional consiste en defender diligentemente los derechos de sus clientes, con estricta sujeci贸n a las normas jur铆dicas y morales.

Art. 2.- El Abogado mantendr谩 inc贸lumes el honor y la dignidad profesional. No solamente comporta un derecho sino adem谩s un deber, observar por todos los medios l铆citos la conducta irregular de jueces, funcionarios p煤blicos y colegas, estando obligado moralmente a denunciarla a las autoridades competentes o a su correspondiente Colegio de Abogados.

Art. 3.- El Abogado tiene libertad para aceptar o rechazar los asuntos que se le proponga patrocinar, sin necesidad de expresar los motivos de su resoluci贸n. Al decidirse, prescindir谩 de su inter茅s personal, cuidando que no influya en su 谩nimo el monto pecuniario del asunto, ni el poder, ni influencia que puedan variar su criterio o torcer la rectitud de la justicia, 贸 la fortuna del adversario. No deber谩 aceptar la defensa de casos, ni opinar sobre ellos cuando en los mismos o en otros conexos ha intervenido con anterioridad como juez o ha actuado directa o indirectamente en favor de la parte contraria. Igualmente debe excusarse de intervenir cuando en lo esencial no est茅 de acuerdo con el cliente sobre el planteamiento y desarrollo del asunto, as铆 como cuando tuviere que sostener tesis contrarias a sus convicciones.

Art. 4.- El Abogado no podr谩 aconsejar actos dolosos, afirmar o negar con falsedad, hacer citas inexactas, incompletas o maliciosas, ni realizar acto alguno que estorbe la buena administraci贸n de justicia.

Art. 5.- Falta al honor, y a la 茅tica profesional, el abogado que en el ejercicio de su profesi贸n, directa o indirectamente, cohecha aun empleado o funcionario p煤blico o lo trata en alguna forma que pueda extraviarlo o perturbarlo en el fiel cumplimiento de sus deberes. El abogado a quien conste un hecho de esta naturaleza, tiene el deber de hacerlo conocer al Colegio al que est茅 asociado.

Art. 6.- La profesi贸n de abogado impone defender gratuitamente a los pobres, sea cuando 茅stos lo soliciten directamente o cuando medie nombramiento de oficio. El incumplimiento de este deber, salvo excusa justificada, es falta grave que desvirt煤a la esencia misma y afecta el alto concepto de la abogac铆a.

Art. 7.- El abogado es libre para decidir si se hace cargo de la defensa de un acusado, cualquiera que fuere su opini贸n personal sobre la culpabilidad de 茅ste; pero, habi茅ndola aceptado, debe emplear en ella todos los medios l铆citos y morales a fin de obtener mejor resultado de su gesti贸n.

Art. 8.- El abogado que patrocine una acusaci贸n sobre un hecho penal ha de considerar que su deber primordial le impone no tanto obtener condena sino que se establezca la verdad y prime la justicia.

Art. 9.- para la formaci贸n decorosa de clientela, el abogado debe cimentar una reputaci贸n de capacidad profesional y de honorabilidad, evitando la b煤squeda de clientes por medio de desleal competencia con sus colegas o por terceras personas con esta 煤nica finalidad.

Art. 10.- No est谩 de acuerdo con la dignidad profesional el hecho de que un abogado espont谩neamente ofrezca sus servicios o emita opini贸n sobre determinado asunto, con el prop贸sito de provocar un pleito o de obtener un cliente.

Art. 11.- Falta a la dignidad profesional el abogado que habitualmente absuelva consultas o emita opiniones por conducto de peri贸dicos, radio o cualquier otro medio de publicidad sobre casos de inter茅s particular, fueren o no gratuitos sus servicios.

Art. 12.- guardar el secreto profesional es un deber y un derecho del Abogado. Con respecto a los clientes, el secreto profesional supone un deber que perdure en lo absoluto, a煤n despu茅s de que haya dejado de prestarle sus servicios; y como un derecho ante los jueces y dem谩s autoridades por lo mismo llamado a declarar como testigo debe el letrado acudir a la citaci贸n, si fuere de ley, y negarse a contestas las preguntas que los lleven a violar el secreto profesional o lo expongan a ello.

Art. 13.- El abogado no debe intervenir en asuntos que puedan conducirle a revelar un secreto ni lo utilizar谩 en provecho propio o de su cliente, las confidencias que haya recibido en el ejercicio de su Profesi贸n.

Art. 14.- El abogado no debe usar de la prensa para discutir los asuntos que se le encomienden ni publicar en ella piezas de autos, salvo para efectuar rectificaciones cuando la Justicia o la moral lo exijan o cuando el litigio sea contra el Estado y verse sobre una garant铆a que se considere violada.

SECCION SEGUNDA

RELACIONES DE LOS ABOGADOS CON LOS TRIBUNALES Y DEMAS AUTORIDADES

Art. 15.- El abogado deber谩 en todo momento presentar su apoyo a la Magistratura, cuya alta unci贸n social requiere estas asistida por la opini贸n forense.

Art. 16.- Es deber del abogado procurar a trav茅s de su Colegio, que los nombramientos de Magistrados se informen exclusivamente en la aptitud para el cargo con exclusi贸n absoluta de consideraciones pol铆ticas o conciertos personales. Igualmente debe denunciar a su Colegio los casos de Magistrados que carezcan de lg煤n requisito legal para desarrollar el cargo.

Art. 17.- Es deber del abogado abstenerse de ejercitar influencias sobre el juzgador sea apelado a vinculaciones pol铆ticas o de amistad, sea usando recomendaciones, aprovech谩ndose de superiores jer谩rquicos o en cualquiera otra forma distinta a la de convencer con razonamientos.

Art. 18.- Ning煤n abogado debe permitir que se usen sus servicios profesionales o su nombre, para facilitar o hacer posible el ejercicio de la abogac铆a por quienes no est谩n legalmente autorizados para ello.

Art. 19.- Es deber del abogado hacia su cliente servirlo con eficacia y empe帽o para que haga valer sus derechos sin temor a la animadversi贸n de las Autoridades, ni a represalias de cualquier g茅nero.

Art. 20.- El abogado debe aconsejar con prudencia, cuidando de no exagerar las probabilidades de 茅xito para evitar que el cliente se sienta inclinado a litigar. Por lo contrario, deber谩 informarle de los riesgos, incertidumbres y dem谩s circunstancias que puedan comprometer el buen resultado del caso. El Abogado debe favorecer siempre una justa transacci贸n y cuando antes de la controversia se presentare la oportunidad de un arreglo satisfactorio; el abogado aconsejar谩 al cliente que lo prefiera.

Art. 21.- El abogado debe informar inmediatamente a quien solicite sus servicios de sus relaciones con la otra parte, de cualquier inter茅s que tuviera en el asunto y en general de las circunstancias en que se encuentra y que puedan considerarse adversas a quien demanda su patrocinio.

Art. 22.- Una vez aceptado el patrocinio de un asunto, el abogado no podr谩 renunciarlo sino por causa justificada que haya sobrevenido o que sea conocido con posterioridad a la aceptaci贸n.

Art. 23.- El abogado ha de velar porque su cliente guarde respeto tanto a los Magistrados y funcionario cuanto a la contraparte, a sus abogados y porque no realice actos indebidos. Si el cliente persiste en su actitud reprobable, el abogado debe renunciar el patrocinio.

Art. 24.- Al regular sus honorarios el abogado debe tener presente que el objeto esencial de la profesi贸n es servir a la justicia y colaborar en su administraci贸n, sin hacer comercio de ella. Debe cuidar que su retribuci贸n no peque por exceso ni por defecto: pues ambos modos son contrarios a la dignidad profesional.

Art. 25.- No es recomendable que el abogado convenga con el cliente en costear los gastos del litigio.

Art. 26.- el abogado no podr谩 habitualmente adquirir directa ni indirectamente bienes en los remates judiciales.

SECCION CUARTA.- ENTRE ABOGADOS

Art. 27.- Entre abogados debe primar fraternidad que enaltezca la profesi贸n y respeto rec铆proco, sin que influyan en ellos la animadversi贸n de las partes.

Se abstendr谩n cuidadosamente de expresiones mal茅volas e injuriosas y aludir a antecedentes personales, ideol贸gicos, pol铆ticos o de otra naturaleza, de sus colegas.

El abogado debe ser caballeroso con sus colegas y facilitarles la soluci贸n de inconvenientes moment谩neos cuando por causas que no le sean imputables como ausencia, duelo o enfermedades o de fuerza mayor, est茅n imposibilitados de actuar. No ha de apartarse por apremio de su cliente de los dictados de la decencia y del honor.

Art. 28.- El abogado podr谩 realizar convenios o transacciones con la contraparte s贸lo con la intervenci贸n del abogado que haya patrocinado a 茅sta.

Art. 29.- El abogado no podr谩 intervenir en un asunto ya iniciado, sin previa comprobaci贸n de que el cliente ha notificado el cambio de patrocinio a su anterior defensor, salvo que le conste que 茅ste ha renunciado porque se encuentra imposibilitado de seguir ejerciendo. En todo caso tiene la obligaci贸n de recomendar al cliente que abone o reconozca los honorarios del colega a quien ha sustituido y de cerciorarse de que su recomendaci贸n ha sido atendida.

El abogado no debe realizar gestiones para desplazar a un colega o sustituirlo en cualquier cargo profesional.

Tampoco debe participar o inmiscuirse en asuntos que dirija otro colega sin su previa conformidad.

Art. 30.- No debe interpretar el abogado como falta de confianza, que el cliente le proponga la intervenci贸n de otro letrado en el asunto que le ha recomendado, y por regla general ha de aceptarse esta colaboraci贸n. Si el primer abogado objetarse la propuesta, el segundo se abstendr谩 de intervenir; pero 茅ste podr谩 hacerse cargo del patrocinio si el anterior defensor se aparta del asunto.

Cuando los abogados que colaboran en un caso no pueden ponerse de acuerdo respecto de un punto fundamental para los intereses del cliente, le informar谩n, francamente, a 茅ste del conflicto de opiniones, a fin de que resuelva. Su decisi贸n se aceptar谩 a no ser que la naturaleza de la discrepancia impida cooperar en debida forma con el abogado cuya opini贸n fue rechazada. En este caso deber谩 solicitar al cliente que lo releve.

Art. 31.- S贸lo entre abogados de la misma parte est谩 permitida la distribuci贸n de honorarios siempre que se base en la colaboraci贸n para la prestaci贸n de los servicios y en la correlativa responsabilidad.

Art. 32.- Es deber imperativo del abogado prestar con entusiasmo y dedicaci贸n, su concurso personal para el mejor 茅xito de los fines colectivos del Colegio a que pertenezca. Los encargos o comisiones que le fueren confiados ser谩n aceptados y cumplidos, pero con causa justificada podr谩 excusarse.

El abogado al matricularse en su respectivo Colegio deber谩 hacer promesa solemne de cumplir fielmente las disposiciones de este C贸digo.

Todo abogado tiene la obligaci贸n ineludible de cumplir los principios y normas de este C贸digo por su honor y por su profesi贸n. Y al matricularse en su respectivo Colegio deber谩 hacer promesa solemne de someterse a ellos

Dado en la ciudad de Guayaquil, a los veinte y dos d铆as del mes de febrero de mil novecientos sesenta y nueve, en la Tercera Asamblea de la Federaci贸n Nacional de Abogados del Ecuador.-f.) Doctor Alfonso Trujillo Bustamante.-Presidente.-f.) Doctor Jorge Gonz谩lez.-Secretario.

CERTIFICAMOS que el texto anterior es fiel copia del aprobado por la Tercera Asamblea Nacional de la Federaci贸n de Abogados del Ecuador en la fecha anteriormente mencionada.

Guayaquil, Agosto 7 de 1969

FEDERACION NACIONAL DE ABOGADOS DEL ECUADOR

 

Consulta de Causas

CEP

Corporaci贸n de Estudios y Publicaciones

SIGUENOS EN REDES

Cont谩ctenos

Av. 6 de Diciembre 225 y Piedrahita (esquina)
+593 02 256 7619 / 02 2567 617 /
02 2567 621
Esta direcci贸n de correo electr贸nico est谩 protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Quito - Ecuador


Ediciones Legales

Ediciones Legales

Visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterToday421
mod_vvisit_counterYesterday1283
mod_vvisit_counterThis week4202
mod_vvisit_counterLast week5196
mod_vvisit_counterThis month13699
mod_vvisit_counterLast month23567
mod_vvisit_counterAll days2040758

Online Now: 16
Your IP: 54.234.190.237
,
Today: Enero 18, 2018
 
 
 
 

Copyright © 2011 Colegio de Abogados de Pichincha. Todos los derechos reservados.

Diseño y desarrollo por IU Diseño